¡EL BELLO COMPROMISO DE USAR TUS SENTIDOS!

Me comprometo a usar mis sentidos:

Mi tacto para que mis manos respeten toda
manifestación de vida.

Mi vista para contempler las maravillas de la
naturaleza.

Mi oído para reflexionar con el canto armónico de las aves y los sonidos de la naturaleza.

Mi olfato para disfrutar los aromas de la flora.

Mi inteligencia para que todas mis acciones
protejan la preservación y sustentabilidad
ecológica.